EL SALITRE Y LA EFLORESCENCIA EN LA CONSTRUCCIÓN..


El salitre es un vocablo de uso común para referirse a lo que técnicamente se llama eflorescencia. La eflorescencia o salitre es un depósito cristalino en la cara de una superficie rocosa natural o artificial que afecta paredes de piedra, tabique, block, tabicón, hormigón arquitectónico y repellados. El salitre es un problema antiguo donde la afectación inmediata es la desfiguración del repellado y el estropeo de los acabados. Adicionalmente se da el daño ocasionado por el crecimiento de cristales en la superficie de la pared.
La eflorescencia o salitre normalmente se forma poco tiempo después de realizada la construcción. El tabique nuevo desarrolla pronto manchas blancas que con el tiempo ocasionan la desintegración del tabique mismo y de los otros materiales que se emplean en la construcción.

PRUEBAS DE LABORATORIO.

LA QUIMICA DE LA EFLORESCENCIA O SALITRE.
Se han detectado muchas sales en las muestras de salitre tomadas y analizadas. Las más comunes son:
Sulfato de sodio.
Sulfato de potasio
Carbonato de sodio
Sulfato de calcio
Bicarbonato de sodio
Carbonato de calcio
Silicato de sodio
Sulfato de magnesio.


También se encuentran otras sales como cloruros o nitratos y sales de vanadio, cromo y molibdeno. Estas últimas, particularmente las de vanadio producen el salitre verde. Las demás producen depósitos blancos o grises. La eflorescencia o salitre derivados de compuestos complejos de vanadio contenidos en el caolín empleado en la fabricación de los tabiques es más común en el Norte del país.


Durante años, se han tomado muestras de eflorescencia de algunas edificaciones y se han sometido a análisis químicos, e igualmente se han analizado muchos tipos y marcas comerciales de tabiques. En todos los casos, las muestras de eflorescencia se tomaron de la superficie de los tabiques. En la mayoría de casos los análisis demostraron que la composición principal de la eflorescencia o salitre es el sulfato de sodio y el sulfato de potasio. Sin embargo, el salitre de las juntas de mortero, se compone principalmente de carbonato de sodio.
En una muestra tomada de la pared de un edificio donde se mantenía un alto grado de humedad, se demostró que la eflorescencia o salitre se compone principalmente de sulfato de magnesio con presencia de sulfatos de sodio y potasio. En otras muestras se observa que se encuentran presentes cantidades iguales de calcio y de carbonatos o sulfatos. No se detectaron cloruros en las muestras o su presencia era despreciable. Como puede verse, el común denominador de las muestras es la presencia de sales de sodio y de potasio. En el caso de la eflorescencia o salitre en las juntas de los tabiques parece ser de carbonato de sodio.
Los resultados de este análisis confirman el estudio Canadiense “Canadian Study of Brick Masonry Efflorescence” en el sentido de que en todos los casos serios de eflorescencia se encuentra presente el sulfato de sodio en por lo menos un 50% del contenido total. Lo anterior es la conclusión basada en el análisis de innumerables muestras tomadas a través de muchos años de estudios y análisis.
Las otras sales presentes en la eflorescencia o salitre son carbonato de sodio, sulfato de magnesio, sulfato de calcio, carbonato de calcio y algunas veces trazas de cloruro de sodio.

LA INFLUENCIA DEL CLIMA EN LA EFLORESCENCIA O SALITRE.
En muchas ocasiones la eflorescencia o salitre es un problema estacional. Los días y noches frescos del otoño hacen florecer las sales, las cuales no se observan en la primavera y parte del verano. La intensidad de la eflorescencia se agudiza en la época de lluvias y de invierno y decrece en la primavera. En los días de verano, ocasionalmente los depósitos de eflorescencia desaparecen.
La razón para ello es que en un clima cálido la velocidad de aparición de la eflorescencia o salitre en las superficies es menor que en frío porque la humedad es evaporada más rápidamente a través de los tabiques y las sales son depositadas en todo el cuerpo del tabique aunque algo se deposita también en la superficie. En clima más frío la velocidad de evaporación de la humedad es menor, y ello permite a la humedad transportar las sales hasta la superficie, dejando los depósitos de sal en la superficie expuesta.

LOS MORTEROS COMO CAUSA DE LA EFLORESCENCIA O SALITRE.
Varias investigaciones demuestran que una gran cantidad de casos de eflorescencia guardan una relación importante con la composición de los morteros empleados en la construcción. Con un tabique particular sin sales de eflorescencia en su composición y un mortero dado, puede no desarrollarse el salitre, pero el mismo tabique con un mortero distinto si puede presentar la formación de manchas de eflorescencia. La preponderancia de sales de sodio y de potasio, generalmente sulfatos en la mayoría de los casos de eflorescencia sugiere que es el cemento Pórtland el portador de los componentes elementos para que se aparezca el salitre.
En un estudio practicado con pequeños cilindros de mortero cubriendo un amplio espectro de composiciones, se moldearon, incrustándoles un pabilo cerámico en la parte superior, similar a una vela. Después del endurecimiento, los cilindros se colocaron en agua, la cual permeó la muestra y transportó las sales. Si las había debían trasportarse hacia el pabilo según la hipótesis formulada. Como resultado el agua se evaporó en el pabilo y depositó en él las sales. La composición y la cantidad pudo ser determinada. Se concluyó que los morteros hechos con materiales cementantes con baja composición en sales de sodio y de potasio producen muy poca eflorescencia en los pabilos, incluso aquellos materiales con tres tipos de cal y un cemento poco alcalino. El uso de cemento Pórtland reemplazando a la cal incrementa considerablemente la presencia de eflorescencia o salitre. Esto depende siempre de cuanto cemento se use y del contenido que tenga en sales de sodio y de potasio.
En otro estudio se fabricaron tabiques para edificación de muelles marinos con tres tipos de tabiques y con seis morteros que contenían varias proporciones de arena, cal y cemento Pórtland. Este estudio demostró que para los materiales usados la cantidad de cemento Pórtland en el mortero influye determinantemente en la cantidad de eflorescencia. Este estudio mostró que el tipo de tabique empleado es determinante para que la eflorescencia o salitre se presente o no. Cuando se usó un tabique con un alto grado de absorción de humedad el embarcadero se manchó considerablemente con eflorescencia y salitre. Usando un tabique y un mortero con media absorción de humedad la mancha fue ligera. El tercer tabique con baja absorción de humedad no presentó aparición de eflorescencia a pesar de usar el mismo mortero. Por lo tanto, lo que determinó la aparición o no de la eflorescencia o salitre fue la naturaleza del tabique.

ELEMENTOS QUE CONTRIBUYEN A LA EFLORESCENCIA O SALITRE.
A pesar de que los morteros son un elemento importante en la aparición de las sales de la eflorescencia o salitre, no son el único. Las cimentaciones contienen considerables cantidades de sales que son disueltas con la humedad y transportadas por capilaridad hacia la superficie de las paredes.
El movimiento de la humedad del suelo de la construcción a través de las cimentaciones y su paso a través de los tabiques, block o tabicones y a través del repellado es a veces la causa de la aparición de la eflorescencia o salitre por el “mecanismo del pabilo” señalado en la experimentación anteriormente discutida. Esta humedad transporta las sales solubles depositándolas en la superficie del repellado.
La eflorescencia frecuentemente se forma en unidades de concreto adyacentes al enladrillado. Las sales que causan la eflorescencia o salitre pueden originarse en la parte trasera del repellado. Inicialmente la cara visible del repellado puede estar libre de sales, pero posteriormente se da la contaminación por parte de las sales de la parte oculta del repellado. La humedad prolongada en las paredes promueve también la presencia de eflorescencia o salitre. Es así como un repellado cerca de un drenaje de agua defectuoso se ve afectado por el salitre mientras que otras partes del repellado no son afectadas. Las paredes salpicadas frecuentemente con agua tienen similar situación.

PRUEBA PARA DETERMINAR LA SUSCEPTIBILIDAD DE LOS MATERIALES PARA PRODUCIR EFLORESCENCIA O SALITRE
En el caso de los tabiques, existe una prueba estandar y muy sencilla para checar su capacidad de contribución a la aparición de la eflorescencia o salitre. Tome un tabique, block o tabicón y deposítelo en el fondo de un recipiente conteniendo agua destilada por un periodo de siete dias. El agua debe cubrir totalmente la pieza. Transcurrido el tiempo, retire la pieza y evapore el agua de la superficie. Las sales solubles habrán sido acarreadas a la superficie por el agua y depositadas en la superficie después de la evaporación si es que las hay presentes.

TRATAMIENTO DE LA EFLORESCENCIA O SALITRE.
El método más común empleado en México para combatir la eflorescencia o salitre es el retiro del repellado, la aplicación de una o varias capas de impermeabilizante, rociándolo con arena antes de su completo secado para que ésta sirva de anclaje al nuevo repellado. Este método sin embargo es una solución temporal a corto plazo, pues el impermeabilizante es solo una barrera física y la eflorescencia o salitre buscará salir a la superficie. La afectación se moverá entonces hacia arriba, hacia abajo o a cualquiera de los lados.
La solución definitiva al problema de la eflorescencia o salitre en las paredes la ofrece el QUITA SALITRE MAXIMA, que es una solución de productos químicos selectos y aditivos que eliminan las sales de eflorescencia mediante una reacción química que elimina las sales. El método de aplicación es sumamente sencillo. Hay que dejar libre de recubrimientos la pared afectada y cepillar con un cepillo de alambre para abrir los poros del tabique y permitir la correcta absorción. Diluir el QUITA SALITRE MAXIMA 1:1 con agua y aplicar dos manos con ayuda de brocha, rodillo o aspersora esperando el secado entre mano y mano. Una vez seco el producto, puede procederse a la instalación del acabado de su preferencia. La solución a la eflorescencia o salitre es permanente excepto en las condiciones que aquí se detallan.

RESTRICCIONES AL COMBATE DE LA EFLORESCENCIA O SALITRE.
Cuando la eflorescencia es asociada con humedad anormal en las paredes, tales como drenajes defectuosos, fugas de agua, o salpicaduras permanentes, es necesario corregir primero estas fallas antes de pretender eliminar la eflorescencia. El producto tiene efectividad temporal en casos de aportación continua de sales desde exterior del sustrato como en muros de contención de tierra, jardineras sin impermeabilizar, paredes sin contrabarda, etc.
Para evitar el problema de la humedad que sube por capilaridad desde el suelo, la solución debe ser preventiva y se recomienda insertar una membrana impermeable en la cimentación antes del desplante de los muros.

PRECAUCIONES EN EL COMBATE DE LA EFLORESCENCIA O SALITRE.
Como son muchos los factores que contribuyen al desarrollo de la eflorescencia o salitre en las paredes, no se debe escatimar en precauciones en la prevención y combate en la eventual aparición de la misma. Para que se forme la eflorescencia o salitre, primero que nada debe haber presencia de sales solubles. Un primer control debe ser enfocado en la selección de materiales de bajo contenido de sales. Los tabiques a emplear pueden ser evaluados de acuerdo al método descrito anteriormente para conocer qué tanto pueden contribuir a la formación de la eflorescencia. Desafortunadamente no existe un método estandarizado para evaluar la capacidad de contribución a la eflorescencia de los morteros. El uso de cal, materiales cementantes, y cementos de baja alcalinidad reducen grandemente la contribución del mortero a la formación de la eflorescencia o salitre. Es necesario sin embargo el almacenaje cuidadoso de los materiales para acabados en la obra para evitar la contaminación con las sales de la tierra.
Algunos aspectos de diseño de la construcción pueden hacer la diferencia entre la aparición de la eflorescencia o salitre o su no aparición. La colocación de una cubierta impermeable en la cimentación prevendrá la capilaridad de la humedad del terreno hacia las paredes de la construcción. El diseño integral de la construcción enfocado a mantener las paredes lo mas secas posibles, es un factor que dará protección contra la eflorescencia o salitre.

PRECAUCIONES EN EL USO DE REPELENTES DE AGUA PARA SUPRIMIR LA EFLORESCENCIA O SALITRE.
En años recientes, se han desarrollado nuevos materiales con una base de silicones que han tenido aceptación en la construcción, principalmente para resolver problemas de penetración de lluvia en los repellados o enladrillados. Algunos fabricantes evocan su uso en la prevención de la eflorescencia o salitre en las paredes. Cuando un tabique es tratado con silicones, su superficie se vuelve altamente repelente al agua. En estos casos la formación de la eflorescencia o salitre se evita por la supresión del transporte de las sales por la humedad hacia la superficie y su evaporación como normalmente lo haría. La acumulación de sales y su cristalización justo debajo de la capa de silicones causará con el tiempo un descascaramiento de la superficie de los acabados y del tabique mismo, por lo que el uso de silicones en el tratamiento de la eflorescencia o salitre puede resultar contraproducente en algunos casos, particularmente donde existen grandes cantidades de sales en los repellados y más si los tabiques son muy porosos.